La curación del jamón serrano

La curación del jamón serrano

Nada mejor que un buen bocadillo de jamón para los días de trabajo en los que necesitamos comer algo rápido. En nuestro restaurante puedes encontrar el mejor jamón en nuestros platos de comida para llevar en Cuzco (Madrid). Y es que nos preocupamos por hacer una buena selección del mismo para ofrecer a nuestros clientes unos productos de gran calidad.

Y en esta nueva entrada del blog nos queremos detener en una de las fases de la elaboración del jamón que tienen gran importancia, su curación. Las fases de curación son fundamentales para conseguir un buen jamón ibérico.

Tras el sacrificio de los cerdos es necesaria una buena salazón, que debe estar entre los 30 y los 60 días. Una vez terminada se disponen en secaderos naturales para que alcancen las condiciones óptimas de calidad.

El proceso de curación se puede dividir en varias etapas. En la salazón se favorece la deshidratación de la pieza. Durante el asentamiento se busca el salado pero de por todo el cuerpo del jamón. En la etapa de lavado con agua caliente se limpia la sal que está en la superficie. Y, por último, la maduración decide, por decirlo de algún modo, el futuro del jamón, ya que la temperatura y la ventilación del lugar tendrán una influencia decisiva.

En caso de que quieras saborear el auténtico jamón ibérico te aconsejamos que te pases por La Encinita. Te ofrecemos un jamón de gran calidad a un precio excepcional.

Además, preparamos platos de comida para llevar en Cuzco (Madrid) para aquellos días en los que el trabajo no te deja más tiempo para comer.  Eso no será un impedimento para disfrutar de unos platos sanos y equilibrados.