La cría del cerdo ibérico

La cría del cerdo ibérico

Uno de los productos más característicos de la gastronomía española es el jamón ibérico de bellota y en Chamartín (Madrid) puedes encontrarlo en nuestra tienda. Escogemos siempre el mejor género para ofrecerles a nuestros clientes el sabor auténtico de los mejores cerdos. Y como en este blog queremos aprovechar para dar a conocer nuestros productos e información sobre el sector, en esta nueva entrada te vamos a explicar cómo es la cría del cerdo ibérico auténtico.

El cerdo ibérico es una raza de origen mediterráneo cuyos ejemplares se suelen caracterizar por una capa negra y ser casi lampiños. Es más delgado que otras razas, en parte por el movimiento que tiene. No obstante, el término pata negra no es del todo correcto, puesto que no todos los ibéricos responden a esa descripción.

Pero el punto más importante es la alimentación, que pasa por diferentes fases. En la etapa de lactancia el lechón se alimenta de leche materna hasta alcanzar las dos arrobas. Posteriormente la alimentación pasa a ser de piensos naturales, pastos y cereales. Terminada la fase de recría empieza la de cebo, en la que alcanzará las 15 arrobas.

A continuación empieza el período más importante. Para que un cerdo sea considerado ibérico debe terminar el tiempo de montanera con entre 150 y 165 kilos (después de haber entrado unos meses antes con entre 50 y 60 kilos de peso). En esa época se alimenta de bellotas.

Gracias a esa cría es posible conseguir un auténtico jamón ibérico de bellota y en Chamartín (Madrid) lo puedes degustar en nuestra tienda a un precio incomparable y junto a muchos otros productos.

En La Encinita encontrarás una muestra del ibérico auténtico que tanta fama ha dado a nuestra gastronomía. Y en este blog seguiremos ofreciéndote más información sobre este producto estrella.