El lomo ibérico de bellota, otra joya gastronómica

El lomo ibérico de bellota, otra joya gastronómica

Junto al jamón ibérico de bellota en Chamartín, la otra gran joya gastronómica que comercializamos en nuestra empresa de comida para llevar es el lomo ibérico de bellota, una de las piezas más codiciadas, hasta el punto de que en algunas regiones puede ser considerada incluso como superior al jamón.

La caña de lomo es una pieza embuchada, es decir, que se cura dentro de la tropa como una pieza completa, sin picar, al contrario que el jamón ibérico, que se cura al aire libre. Una de las características principales de este exquisito embutido que puedes encontrar en La Encinita es su veteado de infiltraciones de grasa, pero lo que le otorga ese particular sabor y olor es el condimento con el que se cura, a base de sal, pimentón, limón, ajo, orégano y una pizca de aceite de oliva.

No necesita tanto tiempo de curación como el jamón ibérico de bellota en Chamartín (Madrid), pero sí que requiere de entre dos y tres meses de curación en bodegas climatizadas y perfectamente controladas en lo que a humedad se refiere, después de permanecer en el adobo antes mencionado durante unos dos días para piezas de 50 a 70 centímetros.

Es evidente de que estamos hablando de un producto calórico y graso que se come crudo, pero ni mucho menos tanto como pudiera parecer. Contiene unas 400 Kcal por cada 100 gramos, pero esa cantidad de lomo ibérico de bellota tiene 50 gramos de proteínas y solo ocho de grasas, por lo que tiene alto contenido proteínico en relación a su grasa.